La Comisión Europea está buscando a un equipo de expertos de academias y del sector privado que le sirva como ayuda para elegir la mejor solicitud para poner en marcha el dominio .eu. Cada uno de los 15 estados miembros de la Unión Europea ha nombrado alguna persona para este trabajo. Uno de los principales factores para elegir a la organización es que han de descartar cualquier conflicto de interés entre los expertos y los solicitantes.

El registrador elegido será responsable de registrar nombre de dominio terminados en .eu. También resolverá conflictos en los que más de una persona u organización reclame los derechos del mismo nombre de dominio. Cualquier cuota que imponga tendrá que ser relativa a los costes, y será decidida por el propio registro. “La Comisión no va a dictar política. Eso está por encima del operador”, según afirma Per Haugaard, portavoz de la Comisión Europea en materias de la sociedad de la información.

A pesar de la reciente bajada de la actividad de Internet, el portavoz de la Comisión afirma que sigue existiendo una demanda razonable de nombres de dominio.