La Comisión Europea ha puesto en marcha una investigación antimonopolio con carácter no oficial sobre los dos nuevos formatos ópticos llamados a sustituir al actual DVD.

HD DVD, creado por Toshiba, y Blu-ray, desarrollado por Sony, están luchando por el dominio de la nueva generación de formatos audiovisuales. La Comisión Europea sospecha que los términos de licencia que las compañías aplican chocan con las normas de la competencia europeas.

“Mandamos una carta a principios de mes a los fabricantes de HD DVD y Blu-ray para solicitar información sobre las licencias de sus formatos”, ha confirmado un portavoz de la Comisión que prefiere permanecer en el anonimato.

Este portavoz ha declinado hacer comentarios sobre qué compañías recibieron la carta, pero Sony ya ha confirmado que recibió la carta y que está cooperando con los reguladores. “No hemos recibido quejas, ni hay indicios que indiquen que estemos violando las normas antimonopolio de la Comisión ni de ningún tipo de organismo”. Por su parte, Toshiba no ha realizado ningún comentario al respecto.

Una vez que el departamento antimonopolio de la Comisión examine las réplicas a sus cartas decidirá si abre una investigación o desecha el asunto.