Madrid ya cuenta con un espacio físico en el que se pueden eliminar las fronteras existentes. Se trata de La Ciberteca, un cibercafé originado tras la apuesta de un grupo de profesionales formado por José Ramón Feijoo, Concha Furones, Javier Poves y Concha López-Barsson, con una inversión de, aproximadamente, 20 millones de pesetas. Como no podía ser de otra manera, su inauguración ha estado apadrinada por Moncho Alpuente. En este lugar se puedeconectar a Internet a través de los ocho ordenadores que la dirección tiene instalados en el café. Las personas que quieran ser socios generales deberán abonar una cuota de inscripción de 10.000 pesetas, precio en el que se incluye un curso de introducción al uso de las instalaciones y servicios, presencia personal en Internet con correo electrónico privado y página Web propia. Por cada hora de utilización de las instalaciones el precio es de 1.200 pesetas, aunque existe la posibilidad de adquirir un bono de cinco horas por 4.000 pesetas. Este cibercafé está emplazado en el número 32 de la calle General Perón, de Madrid.