El estudio se ha referido incluso a los hackers que actúan en solitario y que realizan ataques a ordenadores individuales. Rusia, país donde el número de mafias se multiplican casi día a día, ha visto cómo crecen el número de cyberdelitos –según el Ministerio del Interior de este país. Si en 2002 se contabilizaron 3.782 casos, en 2003 la cifra llegó a más 7.000 casos; y sólo en el primer semestre de 2004, la cifra rozaba los 5.000 casos.

Este informe de McAfee ponía de manifiesto la presencia del “telesicario” además de contratar a menores de edad para realizar los ataques online desde ubicaciones remotas. Del mismo modo se ha comprobado que resulta más efectivo crear redes robóticas con multitud de ordenadores interconectados de forma ilegal y que se emplean para atacar empresas y extorsionarlas que la intimidación física.

Según este estudio de McAfee, algunos mercenarios informáticos se dedican a alquilar redes informáticas –bots- al mejor postor, de modo que las mafias lo emplean para conseguir dinero de las empresas al convertirlas en herramientas para conseguir servicios ilegales de protección. McAfee ha señalado el caso de un joven que prestaba sus servicios por 28.000 dólares al mes para realizar este tipo de delitos. Otro “sicario” dispone su tarifa en 100 libras la hora.

El estudio ha concluido con un aumento de estas amenazas en los próximos 12 meses, siendo el espionaje industrial la principal lacra.