La actual edición del Informe REINA 95, difusor del proceso global de informatización de la Administración del Estado español, muestra unas inversiones en sistemas informáticos dentro de la administración central y periférica cercana a los 17.600 millones de pesetas. Los gastos, por su parte, fueron de 82.072 millones a lo largo de 1995.

Del total de las inversiones en sistemas informáticos, el 70 por ciento tuvo como destino los departamentos de Economía y Hacienda, Trabajo y Asuntos Sociales, así como Fomento y Medio Ambiente. Por otra parte, los ordenadores personales y departamentales suponen más del 60 por ciento de la inversión. La microinformática ha sido el principal motor, donde destacan los desembolsos realizados en Trabajo y Asuntos Sociales; Agricultura, Pesca y Alimentación; Educación y Cultura; Asuntos Exteriores y Defensa.