Así, Microsoft, que había proclamado su victoria un día antes del anuncio oficial de ISO, tendrá que esperar al menos hasta junio antes de tener en sus manos una copia del estándar formal de ISO para el formato. “En caso de no producirse apelaciones formales de los cuerpos ISO/IEC en los próximos dos meses, el texto del estándar será publicado como ISO/IEC 29500”, explicó ayer el organismo.

Si, por el contrario cualquier grupo de estándares nacional presenta apelaciones a JTC (Joint Technical Comitee) 1 -el comité conjunto de ISO y de la comisión IEC (International Electrotechnical Commission) encargado del desarrollo del borrador-, Microsoft habrá de esperar varios meses más.

Algo no del todo improbable, dado que existen algunos países donde se han puesto en duda diferentes aspectos relacionados con el proceso de aprobación de OOXML. Entre ellos se encuentra Noruega, donde los miembros de un comité de estandarización han pedido al ministerio de Comercio e Industria del país que investigue el proceso de votación de la propuesta. Su desconfianza nace de lo inexplicable de que el resultado de la votación de Noruega resultara positivo cuando la mayoría de los votantes estaba en contra de la aprobación del borrador.