El informe de Cisco espera que a las empresas del sector privado generen al menos 613.000 millones de dólares de beneficios corporativos a escala global durante 2013 con Internet of Everything (IoE), entendiendo su concepto como la conexión de personas, procesos, datos y objetos, y el valor adicional resultante de que ‘todo’ se conecta a la red, mientras que las distintas transiciones tecnológicas -incluyendo entre otras Internet of Things, la imparable movilidad, la proliferación del Cloud Computing y la creciente importancia del Big Data- son componentes de IoE.

El estudio, que ha sido realizado mediante encuestas a 7.500 líderes de negocio y de TI de doce países que acumulan el 70 por ciento del PIB mundial y entre los que no figura España, señala a Estados Unidos, China y Alemania como los países que previsiblemente acapararán el mayor valor derivado de IoE en 2013. El reparto este año de dicho valor entre estos doce países queda de la siguiente manera: EE.UU., 253.000 millones de dólares; China 76,9; Alemania 54,4; Japón, 41; Australia, 35,6; Francia, 32,2; Canadá, 30,2; Reino Unido, 28,4; India, 18,2; Brasil, 17,3; Rusia, 17; y México, 9,2. No obstante, el informe asegura que el valor de IoE se repartirá entre las empresas de todo el globo.

Por sectores de actividad, servicios (158.800 millones de dólares) y fabricación (103.100 millones de dólares) son los que se estima que obtengan más beneficios en 2013. En cuanto a las áreas donde más valor se saca de IoE son cadena de suministro, experiencias de los consumidores,internet innovación, uso de los activos y productividad de los empleados.

Obtener más valor

El documento indica que las organizaciones podrían casi duplicar dichos beneficios adoptando nuevas prácticas de negocio, de relación con los clientes y tecnologías capaces de aprovechar las ventajas de Internet of Everything. En este sentido, estima que los beneficios corporativos podrían ampliarse a otros 544.000 millones de dólares adicionales si las compañías del sector privado adaptaran mejor sus estrategias.

Precisamente para conseguir más valor, las recomendaciones del informe son que las compañías inviertan más en infraestructuras y herramientas tecnológicas de alta calidad; que adopten y sigan prácticas inclusivas que permitan contribuir a todos los empleados y, finalmente, que diseñen estrategias efectivas de gestión de la información.