Esta versión de prueba, que contiene algunas de las nuevas tecnologías diseñadas para asistir a los desarrolladores Web, incorpora extensiones no estándares que trabajan sólo en el navegador de Microsoft.

Una de las características clave de éste es la incorporación de Dymamic HTML (DHTML), que posibilitará a los desarrolladores separar el contencido de una página Web de su formato, gracias a la integración de scripts reutilizables que las páginas Web pueden tomar como referencia. Los componentes de DHTML pueden ser escritos en cualquier lenguaje que soporte scripting, lo que suplirá las funcionalidades dimánicas que pueden ser aplicadas a cualquier elemento de un documento HTML a través de la solución Cascading Style Sheets. Explorer permitirá a los desarrolladores construir aplicaciones que no requieran navegador, ya que el usuario no visualiza la interfaz de usuario.

Internet Explorer 5.0 está integrada como una versión compuesta del navegador que se será más fácil de desarrollar gracias a la intensificación del soporte Dynamic HTML (DHTML).

Actualización automática

Otras características de esta presentación, previa al lanzamiento final de Internet Explorer 5.0 para desarrolladores, es la inclusión de una herramienta que automáticamente actualiza Internet Explorer en aplicaciones como Quicken o America Online a esta última versión 5.0. Asimismo, contiene múltiple soporte CSS, soporte Extensible Markup Languaje que permite a los desarrolladores integrar XML con documentos HTML y capacidades de script que permitirán a los desarrolladores saber qué tecnologías han sido integradas o no a un cliente y una nueva capacidad de rendimiento que presenta documentos desarrollados con DHTML, así como tecnología DataBinding más rápida.

En cuanto a la utilización de extensiones no estándares, Netscape ha anunciado que no tiene intención de luchar contra esta última versión del navegador de Microsoft, que ha defendido el uso de la tecnología no estándar alegando que ha sometido los nuevos elementos a los estándares apropiados al navegador. De esta forma, los desarrolladores pueden elegir entre tres opciones: realizar páginas Web a través de la nueva tecnología de Microsoft, crear páginas con el navegador de Netscape o centrar sus desarrollo en un común denominador con un trabajo conjunto de ambos navegadores.

Pero la cuestión central estriba en si las compañías adoptarán estas tecnologías no estándares de Microsoft.