La demanda de servicios en banda ancha aumenta en la misma proporción en la que los proveedores de servicio buscan medios y alternativas para poder ofrecerlos. Broadband in gas (big) puede ser la siguiente propuesta para que los usuarios dispongan de servicios telemáticos de calidad y a bajo coste

internet a todo gas

El modelo de sociedad actual desarrollada se articula, como todos experimentamos a diario, en base a una tecnología que se utiliza de forma cotidiana sin apenas reparar en ella. Desde aquello que pueda resultar más sencillo, calentar la comida en un microondas, a lo más sofisticado, como puede representarlo un aparato de diagnóstico de medicina nuclear. Y dentro de los distintos ámbitos de la tecnología en general que se aplican a los diferentes intereses y actividades de los individuos, hay un área que, desde hace 15 años, destaca con brillo propio sobre el resto de avances que día a día se van consiguiendo: Informática. No en vano, la sociedad en la que nos ha tocado vivir, recibe como denominación Sociedad de la Información. La demanda y el consumo de información actual ha provocado ya que, dentro de los que se pueden considerar suministros e infraestructuras básicos del hogar, se empiece a plantear incluir contar con servicios de Banda Ancha, como antes ocurrió con la televisión y no hace mucho con el teléfono.

Para alcanzar a los potenciales consumidores de información en sus distintos formatos, los proveedores de este tipo de servicios tienen que resolver y competir por lo que se ha dado en llamar la última milla, la milla de oro. El tramo de conexión final para llegar al usuario y el más problemático para los proveedores de servicio no sólo a nivel de competencia comercial, si no también peliagudo en cuanto a que debe ser lo suficientemente amplio como para permitir ofrecer servicios atractivos y que son los de más demanda por parte de los usuarios. Para llevar estos servicios a los usuarios y cubrir ese tramo, hace tiempo que existe la tecnología de comunicación necesaria para llevar estos servicios al usuario residencial. Sin embargo, aunque factible sobre el papel, en la práctica no siempre es viable. Porque cuando es rentable la explotación comercial de un determinado medio, resulta inviable en razón de tendido y despliegue. Y viceversa. Así, los proveedores de servicios tienen que afinar el ingenio para buscar alternativas que les permita llegar al mayor número posible de suscriptores, en condiciones de viabilidad técnica y rentabilidad comercial y el resultado son las distintas alternativas de conexión de acceso que conforman hoy por hoy el catálogo de servicios de los suministradores. Soluciones la más de las veces imperfectas para ser aplicadas de forma masiva y, por tanto, de mejor explotación comercial para que el usuario pueda utilizarlas a un precio reducido. 

internet a todo gas

Broadband in Gas

En esta línea, viene circulando desde hace algún tiempo por los mentideros tecnológicos el anuncio de una compañía americana de gas que afirma tener desarrollada y lista una nueva tecnología que puede resultar una atractiva alternativa para los usuarios de este tipo de energía, para obtener servicios de información en banda ancha, de alta calidad y a bajo coste, sin que los destinatarios de esos servicios y los proveedores tengan que realizar ninguna modificación significativa de tendido o despliegue. La compañía de gas propone utilizar sus conducciones de suministro que llegan hasta sus casas para llevar, también, la señal para acceso a Internet y a otros contenidos multimedia, como televisión o vídeo. Es decir, Banda ancha por Gas, Broadband in Gas o BiG, siglas con las que se está empezando a dar a conocer a esta novedosa tecnología.

BiG plantea aprovechar las leyes físicas por las que se rigen el material con el que se construyen las tuberías (metal y plástico) y las condiciones de tendido con las que se instala la red de suministro de gas para distribuir una señal de datos para que, de la misma forma a como se hace llegar el combustible hasta cada casa, también llegue la televisión, vídeo o el acceso a Internet. En el mismo punto en donde el usuario tiene el contador de gas, la instalación de un pequeño aparato complementario haría de punto de acceso para enviar recibir la señal de esta autopista subterránea de información. El planteamiento inicial, al menos para las compañías suministradoras de gas y proveedores de servicios de información resulta prometedor, habida cuenta del número de hogares que cuentan con el gas como principal fuente de energía. Para los primeros, supone dar un valor añadido a una infraestructura ya desplegada y para los segundos, poder ofertar servicios con gran demanda, a precios reducidos y, lo más importante, viables comercialmente, puesto que no les obliga a realizar inversiones en infraestructuras de difusión y pueden alcanzar zonas que por otros medios resultan impracticables. Para los usuarios, es interesante contar con una alternativa de conexión de bajo coste y alta calidad para disponer de servicios de información que ahora obtienen por diversos medios, no siempre de forma satisfactoria en calidad y precio. Todo será cuestión del interés que suministradores de energía y proveedores de contenidos le pongan al desarrollo de este medio de transmisión, para que la tecnología evolucione y su implementación sea una realidad. No hay que perder de vista que ya existen y se comercializan tecnologías con un planteamiento similar de aprovechar la infraestructura energética ya disponible, para transportar señal de datos a los hogares de los abonados, como es PLC, la tecnología que introduce una señal de datos por las líneas eléctricas, utilizando frecuencias distintas a la que utiliza la electricidad y, sin embargo, no han sido capaces de responder a las expectativas que crearon en sus inicios y actualmente sólo se aplica de forma marginal, para resolver situaciones puntuales. 

banda ancha para internetAportación de BiG

La Banda Ancha por Gas, llama la atención no porque se articule sobre un medio inestable y peligroso como es la conducción de gas. Se fija la atención en este medio de transmisión por las posibilidades que sobre el papel tiene, más allá del ahorro de tendido o el radio de alcance de potenciales usuarios. Esta tecnología surge como resultado de un hallazgo casual, consecuencia de los esfuerzos de la compa&ntil