El objetivo estratégico de Interactive Intelligence es, según su director de ventas para el Sur de Europa, Raún Rincón, “cambiar la forma en que las empresas ven las comunicaciones”. Las soluciones de la compañía están orientadas a las comunicaciones unificadas, “integrando la telefonía con el ordenador, permitiendo gestionar por software el modo en que se organizan las llamadas de voz, y permitiendo a las compañías ahorrar costes mediante una gestión adecuada de sus comunicaciones”, según Rincón.

Los productos de Interactive Intelligence están orientados a empresas desde 4 empleados “hasta lo que sea necesario”. Entre otras funcionalidades, su software permite organizar y realizar rápidamente teleconferencias con más de tres participantes, “realizando al mismo tiempo sesiones de mensajería instantánea con sus integrantes y grabar las llamadas, con un sistema de compresión que reduce conversaciones de hasta 10 minutos a archivos de menos de 100 kB”, explica Rincón.

El precio de sus productos, que en nuestro país son suministrados por la compañía Cystelcom, se sitúa entre 1.000 y 2.000 € por servidor y entre 90 y 500 € por cliente, “en función de las características y prestaciones que requiere cada empresa”. Actualmente, la compañía ofrece CIC (Customer Interaction Center), solución todo en uno para automatización de centros de contacto; Interaction Director para canalizar las llamadas de modo inteligente; Interaction Recorder para grabar, almacenar y gestionar llamadas; Enterprise Interaction Center para empresas especializadas en comercio electrónico; Comunité, de mensajería unificada; e Interaction Dealer, para la gestión de llamadas salientes. Todos los productos están basados en Windows y algunos de ellos requieren Microsoft Exchange en el servidor.

Las previsiones de la compañía para la región del Sur de Europa se sitúan en una facturación de 2,5 millones de euros a finales de 2002, frente a 1 millón de euros alcanzados en 2001. En cuanto a nuestro país, de momento Interactive Intelligence sólo dispone de un cliente, Accor, que proviene del mercado francés.

www.inin.com