Los procesadores Celeron, a priori diseñados para implementarse en PC cuyo precio no superen las 190.000 pesetas, han sufrido una bajada de precios de un 38%, situándose a 86 dólares para 1.000 unidades(16.340 pesetas) el chip de 850 MHz, mientras que el procesador de 800 MHz fue reducido su precio en un 20%, quedándose a 74 dólares (14.060 pesetas). Según los analistas, esta reducción de precios se debe a la estrategia marcada por Intel de mantener despejada su línea de productos.

En la gama Pentium III, el procesador a 1 GHz cayó su precio un 14% a 193 dólares (36.670 pesetas) y los procesadores a 1 GHz para ordenadores portátiles descendían sus precios en un 12% a 637 dólares (121.030 pesetas).

Por el momento, los únicos procesadores que no han visto afectados sus precios son el P4 y el Pentium III Xeon.

www.intel.com