Intel ha desvelado una nueva tecnología que reduce significativamente el tiempo que tarda un portátil en arrancar o acceder a los programas, al tiempo que mejora la autonomía de la batería. Se trata de la tecnología de caché Robson, que permite realizar un arranque casi inmediato, como se demostró en un portátil basado en Centrino. Un equipo idéntico sin Robson tarda varios segundos en arrancar. El portátil con Robson abrió Adobe Reader en sólo 0,4 segundos, mientras el otro equipo necesitó 5,4.

El secreto de la tecnología de caché no volátil Robson es la memoria flash NAND. En lugar de arrancar desde el disco duro, un portátil con Robson arrancará de la memoria flash NAND estándar, con el consiguiente ahorro de tiempo y batería, según Intel. Aunque de momento no hay detalles sobre su comercialización, está previsto que se utilice con memorias flash NAND de 64 MB hasta 4 GB.

www.intel.com