Intel ha rebajado sus previsiones fiscales para su tercer trimestre del año. El fabricante de chips cree que, en lugar de situarse sus beneficios entre los 8.600 y los 9.200 millones de dólares, ganará entre 8.300 y 8.600 millones de dólares. Es decir, un 5 % menos. La primera consecuencia de este anuncio fue un desplome de sus acciones, que se dejaron un 7 %. Sin embargo, para Ovum, el de Intel es uno de los mejores termómetros que puede tener el sector.

www.ovum.com