Además de mejorar la duración de las baterías, la potencia de proceso de estos dispositivos se verá notablemente incrementada. En consonancia con este desarrollo, Intel ha dado a conocer un procesador experimental que combina los principales componentes de los actuales teléfonos celulares y ordenadores de bolsillo con la mencionada tecnología. Este nuevo procesador está compuesto por un microprocesador, una memoria flash y circuitos de comunicaciones analógicos en una sola pieza de silicio y realizado en un único proceso de fabricación. Las principales ventajas de estos procesadores aplicados a los teléfonos celulares serán el incremento de la potencia que se multiplicará hasta cinco veces, alcanzando velocidades de hasta 1 GHz, y la duración de las baterías que será de un mes.

Según Sunlin Chou, vicepresidente señor y director general del Technology and Manufacturing Group de Intel, “al fusionar la tecnología de lógica de bajo consumo y altas prestaciones de Intel con la tecnología de memoria flash de alta densidad de Intel y añadiendo elementos analógicos de precisión, podemos integrar de forma económica todos los elementos claves de la tecnología de silicio para la próxima generación de dispositivos inalámbricos sin comprometer las prestaciones ni la densidad”.

www.intel.com/research/silicon