La firma lanza un chip que, según apuntan los responsables de la compañía, puede reducir los costes asociados a la compra y utilización de lectores de radiofrecuencia (RFID) ya existentes en el mercado.

El nuevo dispositivo transmisor y receptor de radiofrecuencia, R1000, aúna cerca del 90 por ciento de los componentes de un lector RFID en un solo chip. Dispone de un tamaño de 8 x 8 milímetros y puede implementarse para una amplia variedad de aplicaciones. Según el director de marketing de Intel para RFID, Kerry Krause, el chip puede colocarse en dispositivos de mano, bandas transportadoras o impresoras, entre otros. Además, estos pequeños chips son fáciles de manejar y cuestan menos, ya que requieren menos energía que la mayoría de los dispositivos actuales.

El nuevo chip tiene soporte para el estándar EPCglobal Gen 2, específico para RFID, y se comercializa con un software para el diagnóstico y la gestión para facilitar el despliegue. El paquete del chip R1000 también incluye el software de desarrollo que se utiliza para simplificar el proceso de programación de los lectores, una aplicación plug-in que pueden enlazar los lectores R1000 con sistemas ERP.

www.intel.es