Los nombres oficiales de los chipsets serán Grantsdale y Alderwood, y existirán dos versiones del primero: el 915P y el 915G, mientras que sólo una de Alderwood, la 925X. Para Intel, los chipsets 915 y 925 marcan una importante transición tecnológica al pasar del estándar AGP al PCI Express en sus tarjetas gráficas. Los chipsets también son compatibles con memoria DDR2 e incluyen soporte para discos RAID, para la tecnología High-Definition Audio de Intel y una característica para convertir al PC en un punto de conexión inalámbrico 802.11.

Sin embargo, varios expertos han señalado que la transición al formato gráfico PCI Express será lenta para los usuarios. Algo que podrían aprovechar otros fabricantes como Via, que ya ha anunciado un chipset Pentium 4, el PT890, con soporte tanto para tarjetas AGP como para PCI Express.

www.intel.com