Los móviles del futuro serán “conscientes” de lo que les rodea y podrán anticiparse a las necesidades del usuario, en opinión de Mike Bell, vicepresidente y director general del grupo de comunicaciones y movilidad de Intel en una entrevista.

Serán más “inteligentes”,  sabrán cuándo deben hacerse las cosas, completa Bell. En función del tiempo, sabrán dónde está el usuario y su localización, manejarán calendarios, fijarán reuniones o incuso controlará la temperatura de nuestro hogar, todo con una mínima intervención humana.

“Podremos tener un dispositivo que se dé cuenta de lo que pasa a su alrededor o de lo que estamos haciendo”, insiste el ejcutivo de Intel. “Es como tener un pozo de ‘Sabiduría de Navegación’ en el bolsillo”.

El Knowledge Navigator fue un concepto de Apple que describió en 1987 nuevas funciones móviles, como la interacción táctil y vía voz, que ahora han empezado a llegar a los móviles casi 30 años después.

La visión de Apple se explicó en vídeos que mostraban a personas interactuando con un ordenador en forma de tablet. Más tarde, la compañía de la manzana presentó su primer iPad. Y algunos de los elementos que incluía esta “imagen del futuro” también se rescataban en series de televisión del momento, tipo Star Trek.

Bell, que trabajó en Apple hace tiempo, reconoce que con el actual “smatphone 2.0” revoloteando, deben desarrollarse apps que permitan avanzar en esta dirección, por lo que es preciso cambiar. Además, describe algunas de las funciones que deberían incluirse en la próxima generación de teléfonos inteligentes.

“Sabrán dónde estamos, a dónde vamos, a quién conocemos. Tendrán toda nuestra información, ¿por qué no hacer algo útil con ella?, ¿por qué no van a ayudarnos, en lugar de esperar a que nos demos cuenta de que tenemos que hacer algo? La capacidad de proceso y velocidad de las conexiones, lo permiten, al igual que  la batería. Pero estos tres elementos deben converger”, apps móvilesindica el directivo de Intel.

Ya existen algunas aplicaciones de este tipo, pero Bell asegura que hay mucho trabajo que hacer para que los móviles se anticipen a las necesidades humanas.

“Estas aplicaciones, ahora mismo, tienen datos propios, pero que no se han hecho en un solo sistema en el que todos trabajan con la misma información, por lo que se debe propiciar que las aplicaciones trabajen juntas en un mismo entorno”, concluye.

Con la caída del mercado de PC, Intel está centrando más su actividad de chips paradispositivos móviles, área en la que de momento tiene una pequeña participación del mercado, que está dominado por ARM.