Esta noticia llega cuando su competidor AMD ha empezado a comercializar su procesador Athlon a 1,1 GHz. Los técnicos de Intel han podido replicar un problema que ha sido detectado por fuentes externas a la compañía. En algunas unidades, bajo ciertas condiciones de temperatura, velocidades y código, surge un fallo que provoca que el sistema se quede colgado.

Basándose en esos resultados, la compañía ha parado la fabricación de los chips y no la reiniciará hasta que se haya identificado y corregido el problema, según George Alfs, portavoz de la compañía. Pueden transcurrir varios meses hasta que el chip entre de nuevo en producción.

Intel anunció el 31 de julio que empezaría a entregar cantidades limitadas del chip a los grandes fabricantes. Según Alfs, Intel vende el chip en volúmenes de 1.000 unidades por 990 dólares (182.982 PTA). La cantidad de chips entregados desde finales de julio ha sido “muy reducida”, según el portavoz de la compañía, y se está trabajando con esos fabricantes para resolver el problema. Los consumidores que posean uno de estos chips Pentium III a 1,13 GHz deberán ponerse en contacto con el fabricante (no con Intel) para conocer el modo de solucionarlo.

Dell Computer e IBM habían anunciado que soportarían el nuevo procesador. La primera ya estaba recibiendo pedidos de sistemas con este chip, pero todavía no ha realizado ninguna venta a los consumidores. De momento, según ha manifestado el fabricante, dejará de aceptar pedidos y contactará con los usuarios que ya han solicitado estos sistemas para ofrecerles un chip a 1 GHz en lugar del nuevo Pentium III a 1,13 GHz.

Por su parte, IBM, ha retirado su Aptiva de gama alta equipado con procesador de Intel a 1,13 GHz de su sitio Web tras conocer el problema. El Gigante Azul ha vendido algunos equipos de sobremesa con este chip, por lo que se pondrá en contacto con los clientes.

El anuncio de Intel ha sido calificado de “sorprendente” por algunos analistas, que consideran extraño que surja un problema de este tipo. No obstante, Nathan Brookwood, consultor de Insight64, advierte de la existencia de rumores al respecto durante la semana pasada. La velocidad del procesador estaba forzando los límites del diseño del Pentium III, según Brookwood, que considera que “la compañía ha desarrollado el chip como una estrategia de relaciones públicas para poder decir que dispone del chip más veloz del mercado”.

www.intel.com