No se trata de un drástico cambio de opinión por parte de Intel, que siempre ha tratado de convencer a los usuarios de PC de la importancia de una mayor velocidad. Se trata, sin embargo, de un simple reconocimiento de que, hasta cierto punto los procesadores no sólo tienen que obtener velocidad.

Los próximos procesadores tendrán que trabajar de distinta formas, para poner en funcionamiento nuevas aplicaciones empresariales. Según afirmaba Paul Otellini, vicepresidente ejecutivo del grupo de arquitectura Intel, "estos procesadores van a tener que operar con menos potencia y ofrecer una gran degradación de procesos paralelos si su funcionamiento quiere alcanzar nuevas metas".

Intel quiere enfatizar sus planes de mejorar los procesadores más allá de los saltos de velocidad porque, en gran parte, el elemento frecuencia está sustentado por el futuro más próximo.

El procesador Intel Pentium 4 a 3,5 GHz mostrado en el forum de desarrolladores utiliza el nuevo proceso de producción de la compañía de 13 micras, el cual consigue un menor tamaño y una mayor eficacia para los procesadores que el proceso corriente de 18 micras, como afirmó Otellini. Por el momento la compañía no ha dicho cuando estará en el mercado este nuevo procesador. Otellini afirmó que " en los próximos años, la arquitectura Pentium 4 alcanzará los 10 GHz".

www.intel.com