“Desde hace mucho tiempo estábamos buscando firmar acuerdos en el ámbito de la seguridad con el fin de ‘asegurar’ la plataforma de base”, según informó Pat Gelsinger ayer en San Francisco. Gelsinger, que se unió al equipo de EMC hace un año, llevaba 30 años en Intel, donde fue promocionado a vicepresidente senior y co-director general del grupo Digital Enterprise de la compañía. Gelsinger asegura que la seguridad debe estar imbuida en todas las partes de un sistemas.

“Es imposible confiar en el sistema operativo, en los drivers, el firmware o la BIOS de un PC o servidor porque todos estos pueden ser hacheados”, señaló. “Los recientes incidentes de seguridad muestran que el software antivirus y los firewalls no funcionan, lo que conlleva que se precisa mayores niveles de seguridad. La idea de Intel ser capaz de blindar el chip es muy razonable”. 

Para el directivo, la compra de Intel podría dañar a RSA, la subsidiaria de seguridad de EMC, pero mínimamente, ya que los productos de RSA son complementarios con los de McAfee.

Información relacionada

Intel refuerza la seguridad de su oferta con la compra de McAfee