Aunque la línea de productos de la compañía se centra más en los procesadores para ordenadores de sobremesa y portátiles, Intel quiere abarcar un nuevo nicho de mercado. Su historia hasta ahora se ha centrado, en el apartado de aplicaciones móviles, con el procesador StrongArm y los procesadores XScale, lanzado el pasado mes de febrero.

Un portavoz de la compañía describió el procesador como un "producto único", pero declinó hacer cualquier tipo de detalles. La compañía también ha prometido lanzar una nueva versión de XScale; un chip que combina un procesador con un DSP, un componente vital en los teléfonos móviles que reduce la cantidad de consumo de potencia. De este modo, Intel se adentra en un mercado cuyos principales competidores son Texas Instruments, quien ha estado vendiendo una versión de su procesador Omap con DSP. De manera adicional, Intel ha comentado que también está desarrollando nuevas memorias flash para teléfonos móviles. Esto se debe al creciente número de fabricantes de teléfonos que integran mayores funcionalidades que precisan de más memoria, como acceso a Internet o funciones de cámara digital.

www.intel.com