Intel ha puesto toda la carne en el asador para incrementar las prestaciones de esta nueva generación de procesadores Intel Core, conocida hasta el momento de su lanzamiento por su nombre en código Sandy Bridge. Gracias al diseño de su nueva microarquitectura, ha conseguido incrementar el rendimiento, así como otros aspectos importantes, como es el hecho de mejorar el apartado de gráficos que van integrados en el propio chip.

Desde Intel nos han facilitado algunos de los nuevos modelos de procesador, junto a placas base que cuentan con los nuevos chipset, con el fin de poder desplegar nuestras pruebas habituales y sacar conclusiones.

Modelos Sandy Bridge evaluados

Hemos desplegado nuestra batería de pruebas sobre dos modelos de procesador, el Core i5 2500K de 3,3 GHz de velocidad, y el Core i7-2600K de 3,4 GHz. Para cada uno de los modelos, Intel nos facilitó un modelo de placa base diferente con los nuevos chipset. En el primero de los casos (el Core i5), la acompañamos de la placa base microATX Intel DH67BL, basada en el chipset H67 con gráficos integrados y salida de vídeo HDMI y DVI-I. Para evaluar al procesador Core i7-2600K Extreme Edition, empleamos la placa base Intel DP67BG de formato ATX y con chipset P67 Express. Ambos modelos emplean el nuevo socket LGA 1155 que difiere ligeramente de la anterior generación (recordemos que se trataba de LGA1156).

Para ambas plataformas hemos empleado 4 GB de memoria RAM DDR3, un disco Western Digital WD1001FALS de 1 TB de capacidad, y la tarjeta gráfica AMD Radeon HD 5870 en el caso de la plataforma del modelo Extreme Edition para aprovechar todo su gran potencial.

Rendimientos con WorldBench 6

La prueba más fehaciente que nos desvela el incremento de rendimiento típico de un ordenador, con respecto al resto de equipos disponibles en el mercado, son la batería de pruebas que realiza nuestra suite de PC WorldBench. Consiste en la ejecución de una serie de aplicaciones con las que trabajamos habitualmente en la vida real, y que permiten obtener el rendimiento ofrecido por cada una de las plataformas. La ejecución de toda la serie de aplicaciones simula la carga de trabajo real de los equipos. El resultado final ofrece una media de los tiempos empleados en cada una de las pruebas. Cuanto más elevado sea este índice, más potente será el rendimiento del sistema.

De este modo, con la configuración del Core i7-2600K Extreme Edition conseguimos un índice de 156, mientras que con el Core i5-2500K alcanzamos un valor de 152. Las diferentes de rendimiento con respecto a la anterior generación Intel Core son bastante significativas, puesto que el modelo Core i5-750 a 3,2 GHz el índice se quedó en el valor de 130 (22 puntos por debajo de los alcanzados actualmente). En el caso del Core i7-2600K tuvimos que emplear una tarjeta gráfica adicional, puesto que la placa base no incluía salida de vídeo. Utilizamos para ello un modelo de última generación recientemente presentada por AMD, la Radeon HD 5890 con 2 GB de memoria gráfica.

Beneficios del overclocking

El potencial que realmente guardan los nuevos procesadores se vuelve más significativo cuando empleamos las técnicas de overclocking proporcionadas por el sistema. Elevando la velocidad del Core i5-2500 de 3,3 GHz hasta los 4,1 GHz que soporte sin que el sistema se comporte de manera inestable, logramos incrementar el índice final de PC WorldBench hasta los 188, un resultado que habitualmente estaba reservado a configuraciones de equipos avanzados que son overcloqueados con tácticas refrigeración líquida. Un equipo con procesador Core i5 de la generación anterior, cuando era sometido a prácticas de overclocking, apenas alcanzaba el índice de 152.

Si nos remitimos a las pruebas realizadas con el Core i7-2600K tenemos que indicar que es posible llegar a alcanzar valores con nuestra suite de pruebas PC WorldBench del orden de los 223, el más alto valor que jamás hayamos conseguido con cualquier otro sistema.

La nueva gama Intel Core, Sandy Bridge, al completo

 
Vídeo: Intel Core Segunda Generación  
Todas las características de la nueva generación

 
Intel Core Sandy Bridge: Pruebas de rendimiento
 
 Intel Core Sandy Bridge: Rendimiento gráfico con juegos