Este centro es uno de los cuatro que Intel tenía en funcionamiento en colaboración con universidades para trabajar en proyectos de largo recorrido. Los desarrolladores de Cambridge centraron toda su atención en tecnologías inalámbricas y tecnología de redes ópticas, así como tecnología para soportar aplicaciones distribuidas.

El cierre de este laboratorio forma parte de un programa de la compañía para reducir costes, ha explicado Chris Hogg, portavoz de Intel, quien no ha podido precisar con exactitud cuánta gente trabajaba en este centro.

Intel abrió este centro en marzo de 2003 con un staff de profesionales de 25 personas. Al mismo tiempo, los desarrolladores del laboratorio dijeron que Intel facilitó el trabajo para compartir toda la experiencia con otros desarrolladores europeos en proyectos fundados por la Unión Europea.

El sitio web de este laboratorio aún se encuentra activo y disponible, con biografías de los pocos desarrolladores y detalles de algunos de los proyectos sobre los que han trabajado.

Los otros tres centros que Intel de momento mantiene son los de la Universidad de California en Berkeley, la Universidad de Carnegie Mellon en Pittsburgh y la Universidad de Washington en Seattle.

En la Universidad de Cambridge se ha trabajado en el diseño y desarrollo de chips y es hogar de ARM y CSR PLC, así como de otros desarrollos de chips para la compañía.

Con una fuerte competencia por parte de AMD, Intel inició este año un programa de reestructuraciones y que incluía el despido de unos 10.500 empleados.