¿Qué pasaría si mezcláramos el modo de infiltración de Commandos, la perspectiva de Blade, Soul Reaver o Hitman y el sabor clásico de Prince of Persia? Obtendríamos un juego muy parecido a Inquisition.

Inquisition es un juego de acción que se desarrolla en época medieval asolada por las plagas de La Peste Negra y la Inquisición. Nuestro personaje, Mathieu, debe sortear estos peligros y escapar de la prisión en la que está encarcelado por un vulgar robo, hasta conseguir el tesoro de los templarios. Una aventura que, por supuesto, está plagada de puzzles, pruebas y fases de acción.

El protagonista podrá investigar, anular a los guardianes, evitarlos, recoger objetos, saltar por los tejados, robar información y un largo etcétera.

El apartado gráfico, aun sin ser el mejor que hemos visto, mantiene una calidad a la altura de los tiempos, al igual que las escenas cinemáticas. Su acabado es ciertamente cuidado, ya que se han traducido textos y voces al castellano. Por otro lado, tenemos que criticar el manejo, que no es muy cómodo. El cambio de perspectiva de una pantalla a otra puede desorientar al jugador.

En cuanto a la jugabilidad, lo cierto es que Inquisition mantiene el interés del jugador por solucionar el reto que supone pasar cada pantalla, con lo que gana en adicción. En conclusión, un título recomendable para el jugador paciente y para el minucioso.

PUBLICA: Virgin Play

www.virginplay.es

PRECIO PC: 39,90 euros

REQUISITOS: Procesador Pentium III, RAM: 128 MB, Gráficos: GeForce, Radeon, Matrox G400/550

Sonido: 6

Gráficos: 6

Jugabilidad: 6

Requisitos: 7