Informat 98, organizada por Fira de Barcelona en Montjuic 2, cerró sus puertas el pasado 24 de abril con la sensación de haber pasado un mal trago. “Reconocemos que han faltado los grandes fabricantes pero estamos satisfechos de la afluencia de público profesional”, manifestó el director del certamen, Miguel Fuertes. Centrada en las pequeñas y medianas empresas, Informat 98 reunió un total de 120 compañías expositoras, entre las que destacaron Microsoft, Hewlett-Packard y Epson. Durante los cuatro días, la feria contó con una afluencia de unos 70.000 visitantes, según cifras manejadas por la organización y basadas “en el recuento manual de entradas”, según ha explicado el propio Fuertes. “Ya no nos importa tanto que venga mucha gente como que cumpla el perfil al que nos dirigiremos a partir de ahora”, afirma. Algunos de los expositores se han quejado de la apertura del certamen a un público no profesional.

La última edición del salón de Fira de Barcelona no ha tenido grandes novedades y la oferta a las PYMES se centró en buena parte en la exposición de productos verticales, especialmente paquetes de gestión empresarial. Las empresas presentes optaron por lo ya existente en el mercado e incluso Telefónica prefirió esperar unos días para presentar su InfoVía Plus en Madrid. El enorme pabellón de 20.000 metros cuadrados se quedó grande y con áreas sin contratar.

En este sentido, la opinión de las empresas participantes sobre el certamen estuvo dividida: Telefónica consideró que cubrió sus expectativas, mientras que para Epson, uno de los pocos fabricantes presentes en Informat, su línea de consumo captó una mayor atención de visitantes en detrimento de sus productos para PYMES, área que precisamente querían potenciar, aseguró Miguel Pujol, del área de marketing de la firma nipona. Para Eduardo Planagumà, de Toshiba Center, su empresa consiguió contactos, aunque el tipo medio de visitantes fue de un nivel muy bajo. Barcelona Tecnología, una de las empresas que decidió acudir a Informat a través del programa Aplica, afirmó haber tenido un buen nivel de contactos en el salón, “pero la impresión del evento es bastante pobre”, según Roberto Aguilar. De cara al futuro del salón, “vamos a continuar profundizando sobre el concepto de PYMES”, señaló Fuertes, “y corrigiendo otros aspectos como las iniciativas para la formación de empresarios, que han estado demasiado centradas en la teoría”.