Mediante contrato, tras la realización de un estudio por parte de Kyocera, las empresas se comprometen a realizar un número de copias al mes –tanto en B/N como en color- por un precio fijo en base a las unidades impresas. De esta forma, la compañía japonesa se encargará de la instalación de las máquinas, el mantenimiento de las mismas, la reposición de los consumibles, formación, etc. Así la empresa paga una cantidad fija en la que está “todo incluido” ajustándose a final de año si ha consumido más de lo contratado, a un precio inferior. Si por el contrario la empresa queda por debajo de las impresiones previstas, no se reembolsa el dinero, lo que sí se permite es acumular de un mes a otro.

Este plan es accesible para cualquier tipo de empresa sin limitación de número de impresiones y para cualquier producto de la gama Kyocera, en función de las necesidades de la empresa.

www.kyocera.es