Ya estamos acostumbrados a la convergencia de dispositivos, pero hasta ahora a nadie se le había ocurrido hermanar una impresora fotográfica con una grabadora de CD-ROM. Y la verdad es que resulta interesante y útil: no hace falta ordenador para imprimir fotos, pero tampoco para grabarlas en un CD. La idea es de Lexmark y el producto se llama P450: una impresora fotográfica de 10x15 con ranuras para tarjetas de memoria, con puerto Bluetooth para enviar las fotos desde el móvil, con puerto USB para acceder a las fotos almacenadas en memorias flash y soporte PictBridge. Además, tiene una pantalla LCD en color de 2,4 pulgadas que permite visualizar, seleccionar e incluso editar las fotos antes de imprimirlas o grabarlas. Su precio es de 199 euros y está disponible desde este mes de octubre. Más información en www.lexmark.es o en el Tel: 914 360 048.