ICANN, la organización que se encarga de la gestión de la asignación de nombres de dominio de primer nivel y direcciones IP, ha rechazado por segunda vez la creación de un dominio de primer nivel .xxx. Nueve de los miembros de la entidad votaron en contra de la propuesta el pasado viernes en el vigésimo octavo Congreso Internacional de la ICANN celebrado en Lisboa. Cinco miembros votaron a favor y otro prefirió abstenerse.

Aquellos que han rechazado el dominio de primer nivel “.xxx” consideran que su creación podría convertir a la ICANN en un regulador potencial del contenido en Internet, una función para la que no fue creada. La ICANN es responsable de la gestión del sistema de nombres de dominio (DNS), que permite la traducción de URL de sitios web en direcciones IP numéricas a las que se puede acceder desde el navegador. La decisión de la ICANN es vista por algunos analistas como un modo de aislar el contenido adulto en la Red.

Ya en mayo de 2006, ICANN rechazó que .xxx fuera considerado como dominio de primer nivel. Los críticos con el dominio argumentaron que podría hacer que el contenido adulto fuera más fácil de encontrar, aunque otras voces argumentaban que precisamente así sería más fácil de filtrar con el software adecuado. La consideración de .xxx como dominio de primer nivel ha generado mucha polémica y controversia en los dos últimos años. Quizá por ello, los miembros de la ICANN han dejado claro que en su decisión final no ha influido la presión de Gobiernos u organizaciones.