IBM puede personalizar la tecnología de encriptación, conocida con el nombre en código de Secure Blue, para su uso en la electrónica de consumo, aplicaciones médicas y de gobierno y de contenidos digitales.

“Si insertáramos esta tecnología en una BlackBerry, por ejemplo, el usuario podría elegir no encender la prestación de rayos X para que pudiera atravesar el escáner dentro de su maleta. Puedes personalizar lo que quieres que se active en el chip así como los elementos de memoria que quieres proteger y cuáles no”, explica Tim Ravey, vicepresidente de la división de Soluciones de Tecnología de Colaboración en IBM.

La tecnología de encriptación requiere que se añaden algunos circuitos más al procesador, lo que podría hacer que se incrementara ligeramente su superficie, aunque, según IBM, el rendimiento no se vería afectado.

Por último, Ravey confirmaba que IBM está incluyendo esta tecnología en sus procesadores Power, aunque también podrá trabajar con los procesadores de otros fabricantes.