HP confía en que estos cambios aporten más velocidad y eficiencia a la hora de tomar decisiones dentro de la compañía. Así, los responsables de cada grupo de trabajo también serán responsables de las finanzas del mismo, una medida tomada para descentralizar determinadas funciones logísticas consideradas clave.

De esta forma, cada uno de los directores de las tres divisiones (Imaging and Printing Group, Personal Systems Group y Technology Solutions Group) será responsable de todas las operaciones de la cadena de suministro, obtención de productos, cumplimiento de pedidos y de parte de las acciones de marketing.

Según Mark Hurd, CEO de HP, con esta nueva asignación de funciones, cada responsable de división controlará el 70 por ciento de su facturación, en lugar del 30 por ciento actual.

En cuanto a los 15.300 despidos, se espera que sea a finales de año cuando se acometa esta reestructuración y las tres unidades de negocio se verán afectadas, según la información disponible. Estos despidos se repartirán por todo el mundo, según una portavoz de HP.

Debido a que esta decisión era esperada, la cotización de las acciones de la compañía apenas sufrió variaciones ayer.