HomePlug ha sido desarrollado especialmente para el entorno doméstico, y sirve para realizar conexiones entre ordenadores en casas grandes o incluso en oficinas, en las cuales la tecnología inalámbrica no es la mejor solución por los posibles obstáculos que pueda haber o las largas distancias.

Esta solución permite compartir tanto el acceso a Internet como archivos y recursos entre los distintos ordenadores conectados, así como entre los distintos equipos periféricos. Además, no se ve afectado por posibles obstáculos como puertas o paredes. Al aprovechar el tendido eléctrico existente no requiere instalación adicional. La tecnología HomePlug ofrece una velocidad de 14 Mbps, algo más que la velocidad que ofrece la tecnología wireless, que alcanza los 11 Mbps.