Un grupo de diseñadores indios cree está tan seguro que este concepto tiene futuro que hasta han creado para él un estudio de marketing y tendencias. Lo llaman HOLO 2.0 y tiene casi todo lo que puedes esperar en una película de ciencia ficción: estilo, interfaz holográfica, respeto al medio ambiente y conexión a Internet... universal.

Para recargar su batería, HOLO 2.0 se sirve de la energía cinética generada por los movimientos de la mano. Su interfaz holográfica se puede utilizar para comunicarse con el dispositivo en cualquier lugar o mediante una docking station que lo convierte, casi, en un ordenador de sobremesa, con una imagen holográfica mayor.

Su función principal sería la de conectar al usuario a Internet, no parece que haya espacio para meter mucha más chicha en su interior.