Google Reader se cerrará el próximo 1 de julio dejando a los devotos de esta fuente RSS unos cuantos meses para cambiar su suscripción a otro servicio. RSS ha ido en declive en los últimos meses, según Google, lo que ha provocado el cierre de este servicio con 8 años de historia.

Fuentes de noticias más instantáneas, como Twitter, Facebook y otras nuevas apps han contribuido a la ruina de las fuentes RSS y de los lectores que se unieron a ellas. En un raro movimiento, los usuarios de Twitter tomaron la red social para expresar el ultraje que supone la desaparición de Reader en su opinión.

Pero no teman los intransigentes, pueden probar otros lectores alternativos, como Pulse, Flipboard y The Old Reader que se describen a sí mismos “no solo como el viejo Google Reader, sino mejores”.

Google Reader y el resto de productos que abandona la compañía se unen a los más de 70 servicios que la compañía ha cerrado desde 2011.

“Tenemos que centrarnos”, escribe Urs Hözle, vicepresidente googlede infraestructura técnica de Google. “Si no, nos dispersamos demasiado y perdemos impacto”, reconoce.

Muchos de los otros servicios que se van a ir abandonando ya están duplicados en otros productos Google o sus funciones pueden ser fácilmente realizadas con otros productos y servicios de la compañía.