El diario Financial Times ha afirmado en su edición online que los directivos de Google se reunieron la pasada semana con diversos inversores bancarios para valorar su interés en caso de que realizaran una OPV (oferta pública de venta). La decisión de esta compañía, que nació hace cinco años, de pasar a ser pública se espera que cree una enorme agitación entre los inversores.

Google está considerando la subasta a través de Internet de sus acciones, con el objetivo de evitar que los precios de las acciones sean fijados por un banco de inversiones. Desde su lanzamiento en 1998, la compañía se ha hecho con el mercado de los buscadores online de forma absoluta, y ahora procesa más de 200 peticiones al día. Google también ha tenido que enfrentarse a otros grandes jugadores de Internet como America Online o Amazon.

Los bancos de inversión han alertado acerca del método que va a utilizar Google para vender sus acciones. Según estas entidades, este sistema podría generar un precio disparatado de las acciones, ya que será menor la oferta que la demanda y serán muchos los inversores que querrán formar parte de esta subasta. Incluso se ha hablado de que Google podría llegara recaudar con la subasta de sus acciones casi 100.000 millones de dólares.

www.google.es