“Una de las principales motivaciones que puede aportar una tienda de apps actual es ofrecer oportunidades a los proveedores de software independientes y crear un ecosistema para que puedan ganarse la vida”, advierte el analista de IDC, Al Hilwa, al respecto.

Pero, ¿qué cambia en las Google Apps empaquetadas? Estas apps están escritas en HTML5, JavaScript y están diseñadas para que puedan verse, y se comporten, como aplicaciones informáticas nativas de webs típicas.

Estas apps pueden ejecutarse sin conexión y aprovechar la ventaja de la arquitectura de sincronización de Google, por ejemplo, llamar a las APIs para acceder a los dispositivos conectados a la máquina que ejecuta estas aplicaciones.

A primeros de este mes, Google anunció que los usuarios de Chrome 28 beta que aún no han aclarado el canal de desarrollo, podrían localizar apps empaquetadas en una sección especial de la tiendaChrome, donde ese puede descargar el software para el sistema operativo y navegador Chrome.

“Es una forma estándar de ofrecer apps de alta funcionalidad a partir de un modelo navegador”, explica Hilwa. “Las aplicaciones proporcionan APIs para acceder a las capacidades del dispositivo, algo de lo que carecían las apps web para navegador”, señala. “Esto lleva las capacidades de aplicación Web a un nivel más allá del que alcanzan algunas plataformas nativas”, concluye.

La integración de un app de pagos llega justo después de que Google anunciara hace dos semana un API de pagos para su navegador Chrome, que permite las transferencias de dinero, como si fuera un archivo adjunto de Gmail.

Este API permite a los usuarios de Google Wallet hacer clic walleten el icono del dólar e introducir la cantidad a transferir. El pago se realiza vía archivo adjunto de Gmail.

La persona que recibe el pago no necesita tener Gmail, pero sí una cuenta en Google Wallet. Los usuarios que enlacen sus pagos a una cuenta bancaria o dispongan de efectivo en sus “wallets” podrán enviar dinero gratis.

También pueden emplearse tarjetas de crédito para realizar pagos en el sistema, pero hay que pagar una pequeña cantidad por ello, en torno a un 2,9 por cien de la transacción o un mínimo de 30 centavos por envío.