“Nosotros lanzamos en Nexus One el pasado mes de enero con dos objetivos en mente: innovar en el mundo de los handsets con Android, y conseguir que los usuarios tuvieran una forma más sencilla y rápida de adquirir un teléfono móvil con nuestro sistema operativo”, señala Andy Rubin, vicepresidente de ingeniería de Google en el blog oficial del buscador, donde continúa afirmando que “estamos muy contentos con la adopción que está teniendo nuestro sistema operativo en general y con la innovación que ha supuesto Nexus One”.

No obstante, Andy Rubin reconoce que en este camino “hemos trabajado mejor en unas áreas que en otras”, en clara referencia a la adopción de Nexus One en el mercado, que no ha cubierto las expectativas con las que fue lanzado.“La plataforma Android ha superado todas las previsiones, pero la venta on-line no las ha cubierto”.

Andy Rubin cree que “la web era un canal para los primeros compradores, pero muchos usuarios prefieren ver un teléfono móvil antes de adquirirlo, además de que se decantan por comprobar los servicios que ofrece antes de realizar su elección”, y es por este motivo por lo que Google va a cambiar su estrategia de venta.

En el caso de Estados Unidos, Google va a seguir el modelo de venta que ha adoptado en Europa, y que se centra en ofrecer Nexus One a través de alianzas comerciales. “Una vez que Nexus One esté disponible en las tiendas, dejaremos de vender el smartphone en Internet”.

“Estamos convencidos de que este anuncio ayudara a que más gente disponga de más teléfonos más rápidamente, con lo que es una buena noticia para los usuarios, nuestros socios y por supuesto para Google”, finaliza Andy Rubin.