Google anunció el pasado 15 de agosto su intención de adquirir Motorola Mobility por 12.500 millones de dólares. Se trata de la unidad de negocio de Motorola bajo la que se sitúan tanto el recientemente anunciado Xoom como los teléfonos.

La lectura que hacen los diferentes analistas de este paso dado por Google es que la adquisición de un fabricante de hardware permitirá a la firma norteamericana incrementar el desarrollo y las posibilidades de Android.

Tal y como confirmó Larry Page, el acuerdo incluye el catálogo de patentes, lo que permitirá a Google reforzar su posición frente a compañías como Microsoft o Apple en su guerra por el control del mercado de dispositivos móviles.

Sin embargo, este acuerdo podría crear ciertas tensiones entre Google y algunos fabricantes como Samsung o HTC que han dado su apoyo a Android desde su llegada al mercado, sobre todo porque en las versiones anteriores de la plataforma siempre ha habido un fabricante de móviles que ha accedido al código seis meses antes que el resto. En cualquier caso, no parece que las consultoras estimen que esto represente un problema real para Google a medio plazo, porque el compromiso de los diferentes fabricantes por Android parece que se va a mantener, según matizó en la conferencia de prensa Larry Page.