Google ha lanzado la versión beta de Chrome para Android, en la que el buscador ha incorporado una “característica experimental de compresión de datos”, tal y como ha asegurado Google, la cual puede reducir la carga de datos hasta en un 60 por ciento en algunos de los sites.

El sistema funciona mediante el envío, a través de un servidor proxy, de la mayoría de las solicitudes Web que se encuentran entre el navegador del usuario y el servidor Web de destino. El servidor ejecuta SPYD, un protocolo que ha sido desarrollado por Google y que a priori reduce el tamaño de los datos de contenido Web.  La compresión de textos de las páginas, el envío de múltiples peticiones simultáneas a un servidor Web y la recodificación de imágenes a un formato más eficiente (denominado WebP) son las tres funcionalidades que posibilitan que se reduzca la carga de datos.

Asimismo, cabe señalar que el sistema utiliza el protocolo http (en aquellas páginas no seguras) o https, si la página lo utiliza. Además, las conexiones no seguras son encriptadas utilizando SSL entre el teléfono y el proxy. La función Safe Browsing de Google, que protege de ataques de malware y phishing, también ha sido habilitada.