Durante la inauguración de la 54ª edición del Congreso Europeo del Cable, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón puso de manifiesto la necesidad de implantar en la capital redes de nueva generación que alcancen los 100 Mbps. “Nuestra obligación –señaló– es prepararnos para el futuro, asegurando nuestra capacidad tecnológica para soportar nuevos servicios y satisfacer las demandas de la sociedad”. Las redes de nueva generación son, en opinión del alcalde, la única alternativa para garantizar que los más avanzados servicios integrados en la banda ancha formen parte de la actividad empresarial y de la vida cotidiana de la ciudad.

Con este objetivo, el Gobierno de Madrid va a desarrollar un Plan Director de Infraestructuras de Telecomunicación que incluya todas las actuaciones que se precise para atender las necesidades específicas de la candidatura olímpica de 2016.  El alcalde ha invitado a todos los agentes del sector a participar en la elaboración de este Plan Director que, a su vez, forma parte de una iniciativa más amplia y ambiciosa: la nueva Ordenanza Municipal para la Implantación de la Sociedad de la Información y Tecnologías Relacionadas. “A través de esta norma, cuya redacción está muy avanzada y que esperamos cuente con el concierto de todos los agentes del sector, queremos facilitar la implantación de esas redes de última generación, gracias a su reconocimiento como un servicio básico”.

Para el alcalde de Madrid, las ciudades que liderarán el siglo XXI serán aquellas que tengan una mayor capacidad para aprovechar las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías en diversos ámbitos como la arquitectura, el urbanismo o la eficiencia energética y, sobre todo, “las que hagan uso de esas tecnologías para desarrollar plenamente el significado de la conectividad total, facilitando que el conocimiento fluya en todas las direcciones y sea accesible a todos los ciudadanos desde cualquier punto”.