La compañía Fujitsu ha dado a conocer los resultados obtenidos en el ejercicio fiscal 1997/98, periodo en el que alcanzó los 44.400 millones de pesetas, lo que ha supuesto un beneficio neto de 600 millones de pesetas. Esto significa un incremento de un 10 por ciento con respecto al pasado ejercicio. Estas cifras son, según señaló el máximo responsable de la compañía Shigeji Tomio, consejero delegado del grupo Fujitsu ICL España, el resultado de la sinergia de la integración de las dos empresas. Además, desde el pasado año, la empresa ha intentado potenciar dos conceptos, las soluciones y los servicios, que han contribuido a mejorar en un 50 por ciento los resultados del primer semestre de este año.

En cuanto a la plantilla, se ha mantenido estable, y se sitúa en torno a las 1.100 personas en todo el grupo, sin embargo, sí se ha producido un cambio de orientación, ya que la empresa se dirige ahora fundamentalmente hacia el área de los servicios, para ello se está potenciando todo lo que es formación, para dotar a esta plantilla de las capacidades necesarias.

Otro de los aspectos que, según los responsables de la compañía han contribuido al aumento de la facturación, ha sido la trayectoria de la fábrica de Málaga, que ha conseguido en el último ejercicio un aumento en su producción, debido sobre todo al incremento de las exportaciones. Actualmente, un tercio de la producción se destina a los mercados europeos y americanos, mientras que el resto se dirige al mercado nacional. Para poder responder a esta demanda, Shigeji Tomio señaló que será necesario ampliar la capacidad de la citada instalación, para lo que la compañía llevará a cabo determinadas inversiones en bienes de equipo, que todavía están por determinar. El volumen de producción de este centro fue de 18.000 millones de pesetas, lo que significa un 16 por ciento más que en el ejercicio anterior.