Esta tecnología de autenticación, que se utiliza actualmente en numerosos bancos japoneses en los cajeros automáticos, verifica la identidad de los clientes al reconocer el dibujo de la palma de sus manos al situarlas sobre un sensor. Este dibujo, que previamente ha sido registrado y guardado en una base de datos, se utiliza en estas entidades bancarias para sustituir al actual código PIN, o incluso además de este código.

Hasta ahora el sensor estaba situado en el cajero detrás de la pantalla, y medía 7 x 7 centímetros. El nuevo sensor desarrollado por Fujitsu tiene unas medidas de 3 x 3 centímetros. Al ser más pequeño, puede integrarse en todo tipo de cajeros automáticos, aunque sean más pequeños, o en otros dispositivos diferentes.

El sistema existente hasta ahora podía leer la huella de la palma de la mano en casi un segundo. Con el nuevo sistema este tiempo se reduce a medio segundo aproximadamente, según la compañía. Esta tecnología es mucho más higiénica que los sistemas de verificación biométrica, que requieren el contacto físico entre el dedo y el sensor.

www.fujitsu.com