El mercado de los ordenadores portátiles se encuentra actualmente en una fase de gran evolución. Si hace tan sólo unos meses teníamos la oportunidad de analizar los primeros ordenadores equipados con los nuevos procesadores con doble núcleo de Intel, ahora les presentamos los dos primeros modelos con capacidades de conectividad inalámbrica de tercera generación (3G), lanzados recientemente.

Uno de los factores más importantes en el día a día del sector profesional, y que realmente marca la diferencia, es sin duda la posibilidad de acceder a los recursos de la empresa en cualquier momento, en cualquier lugar y a cualquier hora, ya que el hecho de acceder a la información en tiempo real permite ser más incisivo y convincente.

Si bien a principios de año Intel se encargaba de dar “un paso hacia delante” en pro del rendimiento de los equipos con el lanzamiento de sus procesadores de doble núcleo para portátiles, ahora le toca el turno a la conectividad inalámbrica, ya que los últimos equipos que se están presentando tienen la posibilidad de albergar tarjetas SIM (como las de un teléfono móvil convencional), pero con capacidad para navegar por Internet a velocidades bastante altas (las cifras teóricas hablan de siete veces más rápido comparado con un módem de 56k). Estas tarjetas de datos cuentan a su vez con elementos de software que complementan la conectividad, permitiendo utilizar clientes de mensajería instantánea o enviar mensajes SMS a móviles entre otras.

La principal ventaja que aportan los nuevos ordenadores con comunicaciones 3G integradas es que evitan la necesidad de llevar consigo constantemente una tarjeta PCMCIA (que se puede perder o doblar entre otras cosas), ya que la los elementos necesarios para establecer comunicaciones inalámbricas de alta velocidad están integrados en el equipo, y basta únicamente con insertar la tarjeta SIM en su ranura correspondiente para beneficiarnos de las ventajas de las comunicaciones 3G.

Al igual que ocurre con las tarjetas PCMCIA convencionales, los portátiles con 3G integrado tienen absoluta dependencia de la cobertura que el operador ofrezca en cada caso, por lo tanto si nuestro proveedor tiene un nivel bajo de influencia en la zonas donde nos encontremos en cada momento, la principal consecuencia que notaremos será la bajada de velocidad. No obstante, los propios sistemas integrados en los portátiles de última generación son capaces de detectar esta carencia y se ajustan automáticamente a modo GPRS, que si bien no permite acceder al máximo nivel de velocidad, sí permite al menos mantener la conectividad hasta que vuelva a obtener un nivel de cobertura 3G, sincronizando en todo momento con la velocidad más alta posible.

Características comunes

Los dos productos que comparamos en esta ocasión, Acer TravelMate 4260 y Dell Latitude D620, tienen en común su poco nivel de movilidad, entre otras cosas debido a su pantalla, ya que en ambos casos integran un display (de 15,4 pulgadas en el caso de Acer TravelMate 4260, y 14,1 pulgadas en Dell Latitude D620) de visualización panorámica 16:9, lo que no es óptimo para uso estrictamente profesional. No obstante, cada vez el mercado está más orientado a las pantallas panorámicas (de hecho los modelos que la incluyen suelen venderse mejor), y además permite a los fabricantes hacer equipos cada vez más finos, porque pueden desplegar los componentes mejor.

Se trata de dos productos muy avanzados en cuanto a características se refiere, ya que cuentan con procesadores de doble núcleo (plataforma NAPA de Intel) y están provistos de memoria DDR2 configurada en doble canal, lo que aumenta la velocidad de los procesos, entre otras ventajas. Sobre todo están diseñados para ofrecer lo mejor de sí en cuanto a conectividad se refiere, ya que además de poder conectarnos a Internet desde cualquier lugar gracias a las características 3G, integran chips inalámbricos 802.11g (hasta 54 Mbps), puerto Bluetooth (2.0), Gigabit Ethernet para conexiones cableadas (10/ 100/1.000 Mbps), y mantienen el puerto RJ-11 para conexiones de módem, lo que permite acceder tanto a Internet como a cualquier servicio asociado a ella (correo electrónico, Intranet de la empresa o VPN, por ejemplo).

En cuanto a la inserción o extracción de la tarjeta 3G en ambos modelos, al igual que ocurre con los teléfonos móviles, es necesario extraer la batería para acceder a la tarjeta SIM, ya que no es previsible su manipulación con asiduidad.

Otro de los parámetros comunes es su gran escalabilidad, ya que los dos serán actualizables a la tecnología HSDPA (de próxima implantación en nuestro país), mediante una simple actualización totalmente gratuita.

Con el fin de potenciar el acceso a Internet a nivel global, una de las facetas que más se va a fomentar es la capacidad de aprovechar las capacidades 3G en cualquier país, para lo que se apostará por el roaming (libertad de movimiento por infraestructuras de países ajenos al proveedor local). En el caso de Acer, han llegado a un acuerdo con Vodafone a nivel global para aprovechar su infraestructura en toda Europa, por lo tanto los modelos de Acer, al menos por el momento, únicamente permitirán acceder a la red 3G con tarjetas de datos de Vodafone (está bloqueado para otros operadores). Dell sin embargo, fiel a su política de trabajar con plataformas estándar, deja a elección del usuario trabajar con uno y otro proveedor, por lo que podemos utilizar cualquiera de los operadores 3G de nuestro país.

En cualquier caso, para poder disfrutar de 3G será necesario activar la tarjeta de datos en el mismo centro donde compramos el PC (sólo con Acer), o bien contactar con el servicio de atención al cliente mediante un número de teléfono suministrado (en el caso de Dell, como se comercializa de forma directa, deberemos utilizar esta segunda opción).

Acer TravelMate 4260

Los dos pilares fundamentales sobre los que Acer ha basado este TravelMate 4260 son conectividad y rendimiento. Para el primero integra, además del modo tribanda GRPS/3G, módulo Bluetooth, tarjeta inalámbrica integrada de Intel y módem de 56k. Para fomentar el rendimiento monta un procesador Intel Core Duo T2300 (a 1,6 GHz) y 1 GB de memoria RAM DDR2.

En cuanto a las características más singulares, podemos destacar que aporta múltiples componentes para desarrollar el aspecto del ocio, como su gran pantalla (de 15,4 pulgadas con resolución WXGA), de extrema luminosidad (en la que integra las ya características habituales de Acer, como GridVista). Además, está totalmente preparado para conectar cualquier tipo de dispositivo de visualización externo, como televisores LCD, ya que en su parte posterior tiene un conector para S-Vídeo y otro para señal digital (DV-I). Otro factor que le diferencia del Latitude D620 es el conector mini FireWire (1394), que ofrece la posibilidad de capturar vídeo desde fuentes externas.

En su fase de diseño se optó por un chipset i945PM de Intel, que le aporta compatibilidad con elementos PCI Express, como la tarjeta de vídeo GeForce Go 7600 de nVidia, que eleva el rendimiento en la reproducción gráfica.

Probablemente uno de los puntos a mejorar sea su nivel de rendimiento, ya que está 10 puntos por debajo del modelo que nos envió Dell (alcanzó un índice 91). No obstante nuestras pruebas revelan que es más recomendable en facetas como Direct