Un total de 23 tablets (11 de ellos ya disponibles) son los que llevará Freescale al International Consumer Electronics Show (CES) que se celebra en enero en Las Vegas.

Todos los dispositivos emplean procesadores basados en ARM, de la familia i.MX de Freescale. Muchos de ellos tendrán Android como sistema operativo, según Glen Burchers, responsable de marketing de la división de chips de consumo de Freescale.

De los 11 tablets disponibles, diez son Android y uno cuenta con Windows CE como sistema operativo, según este responsable.

Burchers no ha querido detallar cuáles son estos dispositivos, pero en la página web de Freescale se muestra un tablet Android de HP que viene con una impresora, mientras que Universal Microelectronics (UMEC) también asegura tener un tablet (MP-202 tablet) con Android y chip Freescale, al igual que Mastone Communication and sharp galapagosElectrical Development con su LifePad A800 y A801 basados en Android.

Otras informaciones aseguran que los nuevos Galápagos de Sharp, en versiones de 5,5 y 10,8 pulgadas, también tienen Freescale.

Muchos de los tablets están fabricados por marcas chinas. “Estamos muy centrados en este mercado”, reconoce Burchers. La mayoría de las tabletas fabricadas en China tienen unos precios de entre 199 a 249 dólares. Unos precios que, según Freescale, irán bajando en la medida en que más dispositivos sean anunciados.