Percibir una delicada fragancia mientras trabajamos nos permite afrontar las ocupaciones diarias con mejor ánimo. Y si, además, se trata de un aroma “emitido” por nuestro ordenador, mejor que mejor. Es lo que han debido pensar los desarrolladores de [email protected] (Personal Aroma Diffuser) de la compañía Osmooze, que han estudiado al detalle las características y modo de funcionamiento del dispositivo para que su presencia se vuelva imprescindible. Se trata de un difusor de esencias diseñado exclusivamente para que se perciban solamente en el entorno del ordenador, no en la habitación. En su desarrollo se ha tenido en cuenta que el sentido del olfato humano “desconecta” la percepción de un olor cuando está presente más de 5 minutos, de modo que se deja de oler y se perciben otros olores “nuevos”. Por eso [email protected] sólo difunde la fragancia durante unos 30 segundos cada dos minutos y medio, de modo que siempre se perciba el olor como nuevo, se eviten los dolores de cabeza y se alargue la duración de la carga. Se entrega con un CD-ROM con el driver para ajustar el tiempo de difusión y la potencia del olor. Una vez terminada la carga se cambia el cartucho. Cuesta 39,90 euros y se puede comprar en www.osmooze.com/osmooze/gb/osmooshop/padusb/padusb.html.