Final Defence Lite permite proteger un directorio de un portátil y borrarlo remotamente con un SMS en caso de robo o pérdida del ordenador.

El robo de portátiles es algo habitual que puede ocasionar trastornos mucho más importantes que la pérdida del propio ordenador. Periódicamente son noticia casos de ordenadores, perdidos o robados, que han provocado la revelación de información como historias clínicas de pacientes, listados de delincuentes, y todo tipo de datos privados.

En el ámbito de cualquier empresa, la simple agenda de contactos es un bien a proteger celosamente, pues de no hacerlo se podría incurrir en una infracción castigada por la Agencia de Protección de Datos. Por supuesto, si además de unos contactos o unos correos electrónicos, se llevan en el portátil datos del negocio, e incluso secretos industriales, su seguridad debe estar plenamente garantizada.

Como el robo o perdida del ordenador, es imposible evitarlo con el cien por cien de certeza, una solución puede pasar por un sistema que nos permita la destrucción de la información antes de que caída en manos inapropiadas. Aquí es donde actúa Final Defence, una aplicación que se puede instalar en cualquier PC y que nos va a permitir el borrado remoto de información cuando hayamos dado por perdido el ordenador. Por supuesto, se sobreentiende que en el portátil siempre llevamos una copia de la información que está alojada, a buen recaudo, en los servidores de la empresa, de donde podremos rescatarla para poder seguir trabajando.

A cada ordenador se le asigna un identificador, que deberemos introducir durante la instalación del programa. Con el programa instalado en el portátil y debidamente configurada la carpetas que deseamos proteger (que no pueden ser carpetas del sistema) ya podremos despreocuparnos de la aplicación... hasta que suframos un robo o pérdida. En la versión Pro (31,05 €) se pueden proteger más de una carpeta.

Cuando esto ocurra necesitaremos el nombre de usuario y la contraseña para acceder a la web de administración. En ella podremos hacer un seguimiento de la ubicación del ordenador, utilizando para ello la dirección IP de las conexiones que vaya realizando, sólo si se ha adquirido la versíon Pro. Según el caso, esta información podría ser suficiente para recuperar el ordenador.

En caso de no poder recuperarlo, o no querer arriesgarse a que los datos caigan en malas manos antes de lograrlo, podremos proceder al borrado remoto de los directorios que hayamos configurado previamente. Para ello basta con acceder a la web y, una vez identificados, marcar el portátil en cuestión como robado. Otra opción, si no disponemos de otro ordenador con el que entrar en la web es mandar un mensaje SMS desde el móvil, con determinado texto, a un número de Reino Unido.

Cualquiera de las dos acciones supondrá que, desde los servidores de Final Defence, se envíe un comando de borrado de los directorios protegidos de ese ordenador en concreto. Además, se efectúa un borrado seguro que impide que los datos puedan ser recuperados a posteriori.

El problema de Final Defence es que no funciona si el ordenador protegido está detrás de un proxy. Teóricamente se puede hacer funcionar introduciendo los datos del proxy en la configuración del programa, pero la realidad es que el programa ni siquiera se puede instalar si no tiene una conexión directa a Internet. Luego, aunque configuremos el proxy, la aplicación no guarda la información, y no es capaz de recibir el comando de borrado hasta que no se hace una conexión directa. Aún suponiendo que la aplicación guardase correctamente los datos del proxy, esto no garantizaría su funcionamiento, pues no podría conectarse en cuanto utilizase un proxy diferente en una red diferente (la del presunto ladrón).

Lo mejor: Borrado remoto seguro

Lo peor: No funciona detrás de un proxy

Final Defence Lite

-------------------------

Fabricante: Final Defence

WEB: finaldefence.net

IDIOMA: Castellano

PVP: 0 €

Calificación: **