Coincidiendo con la cumbre que la UE y los EE.UU. celebran hoy en Viena, ambos lados del atlántico ponen en marcha esta estrategia conjunta con la que se pretende luchar, a escala mundial, contra las falsificaciones y el robo de propiedad intelectual. Se trata del primer programa conjunto entre la UE y los EE.UU. para hacer cumplir la legislación en este ámbito.

Según Gunter Verheugen, vicepresidente y comisario de Industria de la Comisión de la UE, la industria europea y estadounidense “no podrá ganar la carrera mundial con precios ínfimos y baja calidad. La única vía para progresar es la innovación, la creatividad y la calidad. Cuando se piratean, se plagian y se falsifican ideas o marcas y productos, esta estrategia está condenada al fracaso”.

Por eso, y con el fin de que tanto la UE como los EE.UU. puedan competir en la economía global, “ya que nuestros productos de valor elevado poseen un importante contenido intelectual”, en palabras de Peter Mandelson, comisario de Comercio de la UE, los dos lados del atlántico han firmado esta alianza, en la que se contemplan aspectos como una mayor cooperación aduanera para hacer frente a la piratería de la propiedad intelectual, así como diversas acciones con el fin de que terceros países cumplan la legislación.

Según la información facilitada, en un primer momento los esfuerzos se centrarán en trabajar con China y Rusia, aunque tanto la UE como los EE.UU. se muestran “especialmente preocupados” por la situación en Asia, América Latina y Oriente Medio. Además, se asegura que con esta alianza se pretende también ayudar a los mercados emergentes a reforzar sus propias medidas de lucha contra el robo de propiedad intelectual.