La guerra en Irak podría tener una víctima inesperada: la tecnología GSM. Un miembro del partido Republicano de Estados Unidos ha enviado distintas cartas al Secretario de Defensa Donald Rumsfeld, al Pentágono y a la Agencia Norteamericana para el Desarrollo Internacional (USAID), protestando por los planes de la administración de adoptar la telefonía europea GSM en Irak, una vez que se termine la guerra, en detrimento de la tecnología CDMA. La telefonía basada en el sistema CDMA, desarrollada por la norteamericana Qualcomm, quedaría relegada ante la europea GSM cuando se despliegue un sistema de telefonía móvil en Irak, como tiene previsto la administración de Estados Unidos una vez termine la guerra.

En su carta a Rumsfeld, el republicano Darrell Issa manifiesta una gran preocupación si la Administración norteamericana elige la tecnología GSM para desarrollar la infraestructura de telefonía en Irak, ya que gran parte de los equipos tendrían que ser adquiridos a países como Francia o Alemania, que no han apoyado la intervención de los EEUU en Irak.

Intereses políticos aparte, para consultoras como Gartner lo más lógico sería desplegar telefonía móvil en Irak basada en la tecnología GSM, ya que es un sistema mucho más extendido en Asia, Oriente Medio, Africa y por supuesto Europa, de forma que el roaming sería mucho más fácil de establecer para cualquier occidental que viajase a Irak, que con otro sistema de telefonía.

El precio es otro factor a favor del GSM. Los equipos y desarrollos en GSM son mucho más económicos "al ser un mercado más grande y porque hay más empresas suministrando equipamiento", según Gartner. Del mismo modo, los propios terminales GSM con funciones básicas son de bajo coste y muchos de ellos se han reciclado a través de las operadoras, lo que sería de gran utilidad para los iraquíes.

www.gartner.com