La gama comprende los modelos 230, 330 y 550, que aceleran las funciones básicas de OpenGL como transformaciones geométricas de hardware e iluminación, mapeado de texturas y “anti-aleasing”, que permite la obtención de un mayor realismo en modelos 3D.

Esta estación de trabajo está diseñada para satisfacer las necesidades de los profesionales técnicos y creativos en la creación de contenido digital, diseño por ordenador y en mercados como administración, medicina e investigación científica.

Esta familia es una oferta de estación de trabajo para acelerar los gráficos OpenGL 3D en hardware con el sistema operativo Linux. Según afirmó Jose Ángel Cortijo, director general de SGI, “nos ha sorprendido la velocidad con la que ha crecido la comunidad Linux”. Por ello han apostado por la versión Red Hat 6.1 estándar de este sistema operativo.

Esta nueva estación de trabajo pretende llevar los gráficos de Silicon Graphics a una mayor base de usuarios. Su objetivo es ofrecer soluciones basadas en servidores y sistemas gráficos escalables desde un CPU y hasta 512 CPUs.