Estos sistemas es el resultado de diversos estándares, como ha afirmado su director general, Emilio Permuy, con tecnología de Intel, Linux, ATI y OpenGL.

Silicon Graphics Prism está fabricado sobre la arquitectura de memoria compartida SGI NUMAflex, una arquitectura que facilita al sistema la capacidad suficiente para manejar en memoria grandes cantidades de datos de alta complejidad. Al combinarlo con el procesador Itanium 2 de Intel, el sistema operativo Linux y aceleradores gráficos ATI, el resultado es más económico aún. Los sistemas PRISM pueden alcanzar hasta 80 procesadores y 128 GB de memoria RAM de modo que pueda escalar tanto en computación como en gráficos, según las necesidades de cada usuario.

Los 3 equipos que han presentado intentan cubrir el rango de entrada –Power-, uno medio –Team- y el superior –Extreme-, con precios que arrancan en los 30.000 euros y con un tope en los 200.000 euros para la gama más alta. Estos equipos ya se encuentran a la venta y con los modelos anteriores SGI continuará dando cobertura postventa, aunque Permuy ha aclarado que “estos equipos son más baratos que sus predecesores y sus prestaciones son mejores”.

www.sgi.com