El acceso Wi-Fi a Internet está adquiriendo cada vez más importancia entre los usuarios españoles como alternativa al ADSL (red fija) pero España aún tiene pocos hotspots (puntos de acceso Wi-Fi) en comparación con otros países europeos. Así lo refleja Wi-Fi Sniffer, un software gratuito lanzado por Lycos que aporta a sus usuarios un listado de los puntos Wi-Fi públicos de acceso a Internet, información detallada sobre el coste de conexión, el operador que da servicio, así como la posibilidad de conexión automática a la red (incluso si el usuario es cliente de una red comercial privada).

Según se aprecia al usar esta herramienta, en los últimos nueve meses el número de puntos Wi-Fi de acceso público se ha duplicado. Actualmente Wi-Fi Sniffer tiene identificados 3.384 en su base de datos de España y 50.000 puntos en 8.000 ciudades de 12 países europeos. Sin embargo, este crecimiento todavía no es suficiente para que España alcance el nivel del Viejo Continente. De hecho, ninguna de las principales ciudades españolas supera los 300 puntos Wi-Fi: Barcelona cuenta con unos 292 puntos de acceso público, Madrid con 291 y Valencia con 69, mientras que las capitales europeas superan los 700. Concretamente, París tiene 1.204, Londres 1.159 y Berlín 780.

Menos puntos de acceso por habitante

La proporción de puntos de acceso por habitante es también inferior en España, siendo de un punto por cada 12.000 ciudadanos, mientras que en Alemania no alcanza los 8.000 y en el Reino Unido 5.778 personas.

En cuanto a los establecimientos que ofrecen en mayor medida este servicio a sus clientes, destacan los hoteles con 1.586 puntos Wi-Fi, seguidos por las gasolineras y áreas de servicio (526) y los restaurantes (196).